care.org.ec

REFUGIADOS CLIMÁTICOS: Momento de prepararnos para desplazamientos por desastres.  

CARE Ecuador | 20 de junio de 2022

El planeta ha cambiado. Hoy hablamos de millones de personas refugiadas, pronto hablaremos de miles de millones.

Cada año, más de 20 millones de personas deben abandonar su hogar y trasladarse a otros puntos debido a los peligros que causan la creciente intensidad y frecuencia de eventos climáticos extremos[1]. Sequías prolongadas, inundaciones, huracanes, terremotos, aluviones, erupciones volcánicas, desertificación, aumento del nivel del mar, degradación ambiental, regiones enteras se ven afectadas por desastres naturales.

Más de 400 ciudades de todo el mundo, con una población total de 1.500 millones de personas, corren riesgo extremo de ser afectadas por la contaminación, falta de agua, cambio climático y catástrofes naturales[2]. Para el año 2050, se estima que una cuarta parte de la población mundial será refugiada, lo que significa alrededor de 2 a 3 mil millones de personas[3].

¿Cuántas personas tendrán que abandonar sus hogares para sobrevivir hasta mediados de este siglo, no por las crisis ni las guerras, sino sólo por el clima?

El planeta se acerca a un futuro alarmante, como en el sudeste asiático, en el Pacífico, en el Caribe o en África, la gente huye de las inundaciones o de la sequía, de fríos o calores extremos.

Por cerca de 200 años, la humanidad ha estado creciendo desmesuradamente, pronto seremos 10 mil millones de personas, los gases de efecto invernadero que contaminan el aire aumentan con la misma prisa. La consecuencia, un rápido calentamiento de la atmósfera que desestabiliza el clima.

Los responsables del calentamiento eventualmente se convierten en sus víctimas, cada vez más personas pierden sus hogares. La injusticia se consolida debido al cambio climático: mientras el norte rico contamina el aire, las víctimas viven en el sur. Los riesgos y desastres se encuentran en cualquier lado.

Zonas de Yakarta que ya han sido ocupadas por la subida del nivel del mar y el hundimiento de zonas de la ciudad. Foto: www.tiempo.com

Indonesia se enfrenta a ciclones, sequías, deslizamientos de tierra o inundaciones. Actualmente tiene pueblos que se hunden literalmente en el mar y su población está huyendo. Su capital actual Yakarta localizada en la isla de Java, una de las áreas metropolitanas más pobladas del mundo, ha empezado a desaparecer, tiene ya un 40% de su superficie por debajo del nivel del mar[4]. La migración ha empezado cambiando la capital administrativa del país a Nausantara, ubicada en la isla de Borneo, un área menos propensa a los desastres naturales, pero sus 10 millones de habitantes siguen estando en peligro.

A mediados de siglo, las condiciones climáticas serán extremas. Las 17 mil islas de Indonesia serán tragadas por el mar. Sus 300 millones de habitantes serán víctimas de cambio climático y un número impredecible de personas se convertirán en refugiados del mundo.

Pero las zonas más frías del mundo, también se encuentran entre los puntos críticos del cambio climático: El Ártico, la Antártida, Alaska y las vastas áreas del permafrost que es la capa de suelo bajo la superficie de la Tierra que ha permanecido congelada ininterrumpidamente durante cientos o miles de años, se está derritiendo de manera alarmante.

Cuando el CO2 y el metano, ligado al suelo del permafrost se liberen a la atmósfera, la velocidad del calentamiento global se acelerará drásticamente, será una bomba muy peligrosa para el planeta. La mayoría de las ciudades de Alaska, Siberia y el lejano Oriente de Rusia podrían verse afectadas y millones de personas se desplazarán para salvar sus vidas.

En África Central hay huellas de desesperación humana. En el norte de Camerún llueve máximo 2 meses al año y cada vez menos. Familias enteras se dedican a buscar agua todos los días para sobrevivir no solo para la familia sino para el ganado, su única posesión en esta tierra. Jóvenes han iniciado su éxodo porque no ven un futuro para ellos si se quedan; ganaderos se mudan a las ciudades cuando sus animales han muerto de sed; comerciantes, productores de cereales y cazadores abandonan sus hogares. Se han convertido en refugiados climáticos.

Millones de personas dependen de la pesca en el lago Chad para alimentarse. Foto: www.bbc.com 

Otro ejemplo es el Lago Chad, que a su alrededor se encuentran 4 países (Chad, Níger, Nigeria y Camerún). Es la única fuente natural de agua a lo largo y ancho de la región en una zona desértica que está desapareciendo. Hasta el 2020, el 90% de su extensión ya no existe[5]. Si desaparece por completo significará un gran desastre ambiental, y causará que más de 40 millones de personas se conviertan en refugiados climáticos.

Ni los agricultores alrededor del lago Chad, ni los cultivadores de Indonesia pueden confiar más en las épocas habituales para la siembra y la cosecha porque el clima finalmente se ha convertido en una amenaza. Se potenciarán huracanes y sequías, deslizamiento de tierras, inundaciones e incendios forestales debido al cambio climático ocasionado por derretimiento del permafrost en todo el planeta.

En el sudeste asiático hay un exceso de inundaciones, en África hay una devastadora sequía, que hacen que las personas huyan y muchos se dirigirán a Europa. Incluso algunos españoles, italianos y griegos dejarán sus hogares debido al aumento del calor. Londres, se verá afectada debido al derretimiento de los glaciares. El sur del Reino Unido se está hundiendo nuevamente en el mar.

Tailandeses avanzan por una calle inundada en la provincia de Chaiyaphum, al noreste de Bangkok. Foto: Ap www.jornada.com.mx

En Asia, las zonas costeras son tragadas por el mar donde sus residentes se trasladan a tierras altas seguras especialmente de las deltas de los ríos como en Bangladesh. Dhaka, se hunde a razón de media pulgada por año. Bangkok, se espera que parte de la ciudad esté sumergida para 2030.[6]

En el continente americano la gente huye del nordeste de Brasil por la sequía, en el Caribe y el sur de los Estados Unidos la gente huye por los huracanes. Nueva Orleans verá un aumento de 36 centímetros con respecto al nivel del mar para 2040.

 

Volcán Carihuairazo. Fuente Giménez, . 2019. Los glaciares de Los Andes, en peligro de extinción. «Carihuairazo», el 96% de su superficie glaciar se ha derretido en un periodo de 63 años. Foto: www.glaciareschilenos.org

Ecuador, ha enfrentado sequias devastadoras ocasionando pérdidas totales como las ocurridas en los años 60 en las provincias de Loja, El Oro y Manabí, ocasionando que el 43% de la población se desplace a otros países. El país ha perdido el 55,2% de su cobertura glaciar en los últimos 60 años. En 1990 la cobertura de hielo correspondía a 97,2 km2, para el 2020 es de aproximadamente 43,5km2[7]. El Antisana, Cayambe, Ilinizas, Cotopaxi, Chimborazo, El Altar y Carihuayrazo son las siete coberturas glaciares que existen en el país. Las altas temperaturas, asociadas al cambio climático, están ocasionando la pérdida del hielo en estos sitios y una disminución del agua dulce.

ZAPOTILLO, Loja. 2015. En el barrio Camotillo de este cantón, los animales no tienen que comer por la falta de agua. Foto: www.eluniverso.com

La minería a gran escala en Ecuador implica riesgos de enormes daños ambientales, los cuales son más graves en un ecosistema de gran biodiversidad y próximo a fuentes de agua como la Cordillera del Cóndor, donde además viven comunidades indígenas y campesinas, que podrían ser obligadas a desplazarse.

Pero ¿qué le espera al planeta en las siguientes décadas? Dependerá de cada ser humano.

La vida en general no será como la conocemos hoy, se declararán epidemias y el crecimiento económico global se verá perturbado por la lucha feroz de unos contra otros por la comida, el agua, la tierra y tal vez el aire puro.

Nos enfrentaremos aún más a la convivencia, a la solidaridad, a la inclusión de población refugiada, donde la discriminación y xenofobia deberán ser erradicadas, entendiendo que tal vez nosotros seamos los siguientes desplazados y refugiados a causa del cambio climático.

Como ecuatorianos y ecuatorianas, necesitamos combatir la xenofobia, promoviendo el respeto e inclusión de todas las personas, partiendo de un entendimiento de la diversidad humana y la igualdad en dignidad y derechos, y exigiendo de las instancias públicas y privadas atiendan de manera responsable todos los actos discriminatorios, de violencia y xenofobia.

Necesitaremos promover la creación de normativa que proteja a refugiados climáticos y fomentar la adaptación y la resiliencia de las comunidades que permitan mitigar los factores que promueven el desplazamiento forzado y facilitar que la migración, cuando ocurre, se de en condiciones de menor vulnerabilidad, especialmente para mujeres y niñas que corren un mayor riesgo de experimentar violencia, trata de personas, explotación sexual e inclusive la muerte[8].

Cada uno, necesitamos entender y actuar de inmediato para cambiar radicalmente nuestros hábitos a un consumo responsable, en exigir a nuestros gobernantes, locales y nacionales, normas y políticas equilibradas con el ambiente, en la industria, en la producción, comercialización y consumo con un nuevo e innovador enfoque de desarrollo que evite la generación de residuos, uso de combustibles fósiles y la tala indiscriminada de bosques, que son las principales causas del efecto invernadero en la atmósfera.

Necesitamos reconocer que el refugio climático ya es parte de nuestras vidas, que llama a la conciencia, a una segunda oportunidad de adaptarse a la variabilidad climática y aportar al desarrollo de una comunidad sustentable, resiliente, amigable y respetuosa de los derechos de la Tierra que nos da la vida.

 

Wilfrido Acuña,

Oficial de Incidencia, CARE Ecuador

Junio 2022

 

 

 

—————–

[1] ACNUR https://www.acnur.org/cambio-climatico-y-desplazamiento-por-desastres.html

[2] https://www.eleconomista.es/actualidad/noticias/11601084/01/22/El-cambio-climatico-obliga-a-Indonesia-a-mover-su-capital.html

[3] François Gemenne, Universidad de lejano e Instituto de Estudios Políticos de París, 2019.

[4] https://www.fundacionaquae.org/wiki/el-cambio-climatico-obliga-a-trasladar-la-capital-de-indonesia-fuera-de-yakarta/

[5] https://www.bbc.com/mundo/noticias-internacional-43206097

[6] https://www.fundacionaquae.org/wiki/el-cambio-climatico-obliga-a-trasladar-la-capital-de-indonesia-fuera-de-yakarta/

[7] https://www.elcomercio.com/tendencias/ecuador-perdida-mitad-cobertura-glaciar.html#:~:text=Ecuador%20ha%20perdido%20el%2055,al%20avance%20del%20cambio%20clim%C3%A1tico.

[8] CARE. 2020.

0 Comments

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.